Día 21: ¿Sabes por qué los cristianos no oran más que nosotros? | Devocional BELIEVE 21

Día 21: ¿Sabes por qué los cristianos no oran más que nosotros?

Porque muchos de nosotros somos demasiado autosuficientes. No sentimos que necesitamos a Dios, hasta que surge una emergencia. Los cristianos en Sardis fueron educados, ricos y cómodos.

All Posts

Día 12 - Devocional Creer: ¿Cómo crezco por medio de comunicarme con Dios?

31 MEDITACIONES DIARIAS

Nuestro Dios es un Dios personal que desea una relación real con nosotros. No es un ser cósmico distante, sino un buen Padre que anhela tener interacción con sus hijos. La oración es una conversación entre Dios y su pueblo. Servimos a un Dios que no se siente amenazado por nuestras preguntas y dudas. No tenemos que aparentar ser una persona falsa para agradarlo. Él nos permite ser honestos con respecto a nuestros temores, nuestros sentimientos de aislamiento y nuestras decepciones. Cuando repasamos nuestra historia delante de Él, vemos su buena participación en nuestra vida. Como somos la creación más apreciada de Dios, Él quiere conocer los deseos de nuestro corazón. La Escritura nos alienta a presentar nuestras peticiones delante de Él sin vacilación. Por ejemplo, lee Génesis 18:20-31 para ver una conversación entre Abraham y Dios que muestra la libertad que tenemos para hablar honestamente con Él.

 

VERSÍCULO CLAVE

«Si en mi corazón hubiera yo abrigado maldad, el Señor no me habría escuchado; pero Dios sí me ha escuchado, ha atendido a la voz de mi plegaria. ¡Bendito sea Dios, que no rechazó mi plegaria ni me negó su amor!» (Salmos 66:18-20, NVI).

IDEA CLAVE

Oro para conocer a Dios, para encontrar dirección para mi vida y para presentar mis peticiones delante de Él.

APLICACIÓN CLAVE: ¿Qué cambio produce esto en mi modo de vivir?

Oramos para alinear nuestra vida con la voluntad y la historia de Dios. Oramos para poner nuestras cargas delante de Dios para encontrar paz. Oramos para evitar tomar cualquier decisión importante sin buscar a Dios. Oramos por los demás. 

Permíteme compartirte una historia. Nuestro hijo David nació sin mano izquierda. La oración fue una práctica espiritual clave no solo para ayudarme a procesar este difícil evento en nuestra vida, sino también para trasladar la realidad de mi identidad, y la identidad de mi hijo, en Cristo, de mi cabeza a mi corazón. 

Durante ese tiempo, comencé a orar salmos de lamento al Señor: «Señor, ¿por qué permitiste que me pasara esto? Te sirvo como pastor de una iglesia; no de manera perfecta, sino de todo corazón. ¿Por qué no le pasaste esta carga a alguien que ni siquiera cree en ti? ¿He hecho algo malo para merecer esto?».

Nunca sentí que Dios se enojara conmigo por hablar con Él con tanta sinceridad. De hecho, sentí como si me estuviera susurrando: «Continúa, puedo manejar esto. Te amo. Sigue hablando honestamente conmigo, y llegaremos al fondo de esto. Te mostraré algo que he querido mostrarte desde hace mucho tiempo».

En muchos momentos largos de silencio, cuando no sabía qué más decir o cómo orar, Dios comenzó a responderme; no en una voz audible, sino directamente a mi espíritu: 

Randy, hijo mío, no tengo nada en mi ser que busque dañarte. La oscuridad y el dolor del mundo son causados por el pecado, no por mí. Yo he venido a redimir el dolor causado por el pecado. Randy, hijo mío, voy a usar esta situación para mostrarte a ti —y a tu hijo— quién soy realmente. Si captas esto, será más valioso que tener tres manos.  Randy, hijo mío, le he dado a tu hijo todo lo que necesita para ser y hacer todo lo que lo estoy llamando a ser y hacer. Randy, hijo mío, es momento de cambiar la base de tu sentido de valor de tu desempeño a tu posición. Tú eres mi hijo. No tienes que tener un buen desempeño para ser alguien; tú ya eres alguien en mis ojos.

Randy, hijo mío, necesitas enseñarle esto a tu hijo. Él aprenderá esto por cómo vivas, no solo por tus palabras. Tienes cuatro años antes de que caiga en cuenta de que le falta una mano. Esto te da cuatro años para aprender a colocar tu identidad en tu posición como mi hijo. Randy, hijo mío, si logras incrustar esta verdad en tu corazón serás libre; libre de la vida extenuante de tratar de obtener y sostener un estatus en el mundo. Este es un gran regalo que darle a todos tus hijos.

La oración es una conversación con Dios. Ponemos nuestras peticiones sinceras delante de Dios, nuestra necesidad por el pan diario. No obstante, también aclaramos, como lo hizo Jesús, que queremos que se haga la voluntad de Dios sobre nuestra voluntad, confiando que su camino será bueno y correcto. A medida que descansamos en la presencia de Dios, Él nos hablará y nos mostrará su voluntad en su tiempo perfecto.

 

 Versículo del Día: Salmos 66: 18-21

'Si no hubiera confesado el pecado de mi corazón, mi Señor no me habría escuchado. ¡Pero Dios escuchó! Él prestó oídos a mi oración. Alaben a Dios, quien no pasó por alto mi oración ni me quitó su amor inagotable.'

Salmos 66:18-20

https://www.bible.com/bible/127/PSA.66.18-20

Extraído de la Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation. Saber Más


Este devocional fue extraído de YouVersion y publicado por Zondervan, Copyright © 2015 HarperCollins Publishers. Para mayor información por favor visite: http://www.creerlahistoria.com

Ekklesia Miami - SPA
ABOUT THE AUTHOR | Ekklesia Miami - SPA
Ekklesia Miami es una comunidad cristiana con un mensaje relevante, alejada de los estereotipos religiosos, donde la gente puede conocer a Dios de manera personal y descubrir la vida plena y llena de propósito que Él nos dio a través de Jesús. ¡Todo el mundo es bienvenido en Ekklesia Miami! No importa si te sientes muy lejos de Dios o simplemente quieres explorar la fe cristiana, ¡Ekklesia Miami es tu casa! Solo ven tal como eres y disfruta en libertad de una atmósfera espiritual sobrenatural, música increíble y un mensaje actual y práctico que transformará tu vida.
Recent Posts

Día 21: ¿Sabes por qué los cristianos no oran más que nosotros? | Devocional BELIEVE 21

Día 21: ¿Sabes por qué los cristianos no oran más que nosotros? Porque muchos de nosotros somos demasiado autosuficientes. No sentimos que necesitamos...

Read more

Día 20: Las Cosas No Son Siempre Como Parecen | Devocional BELIEVE 21

Día 20: Las Cosas No Son Siempre Como Parecen Un día, un hombre visitaba la granja de cerdos de su vecino cuando notó algo inusual en uno de los cerdo...

Read more

Día 19: Si Eres Un Cristiano | Devocional BELIEVE 21

Día 19: Si Eres Un Cristiano Si te has arrepentido de tu pecado y has puesto tu fe en Jesucristo para recibir su vida sin pecado, su muerte sacrificat...

Read more

Día 18: Dios es Amor | Devocional BELIEVE 21

Día 18: Dios es Amor El amor de Dios es lo más precioso que una persona pueda conocer. Te sostendrá como nada más puede y cuando nada más lo hará. Te ...

Read more